El candidato a la alcaldía aboga por decir sí al Madrid del 8 de marzo

En el acto previo al inicio de la campaña electoral, el candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, Pepu Hernández, ha comenzado su intervención enviando a Alfredo Pérez Rubalcaba su fuerza, su cariño y su admiración.

Hernández ha subrayado que “el pasado 28 de abril, Madrid llenó los colegios electorales, habló, votó, dijo ilusión, dijo futuro y se sacudió el miedo y años de letargo”, porque “más de medio millón de madrileños y madrileñas rebosó las urnas de socialismo” y le dijeron a Pedro Sánchez “estamos contigo mirando al futuro, escribiendo nuestro presente”, porque “no queremos que nadie decida por nosotros, no queremos retroceder en derechos, no queremos construir odio sino convivencia”.

Está convencido de que Madrid “no va a consentir que, ni los que viven de la nostalgia, ni los que absolvieron con su cobardía la corrupción, ni los que le ríen las gracias a la ultraderecha, la vuelvan a adormecer”.

Sabe que “Madrid ha aprendido la lección” y tampoco va a dejar que continúen llevando el timón “los que no han sabido aprovechar la oportunidad histórica que se abrió hace cuatro años”, porque “no basta con perderse en abstractos, hay que cambiar las cosas a ras de suelo, a pie de calle. Es lo que se llama gobernar”.

El aspirante a alcalde está dispuesto a hacer eso, “gobernar y gestionar con eficacia”, como siempre ha hecho el PSOE, “el auténtico baluarte de la izquierda”. Y para eso, hay que escuchar a la gente y entender sus problemas, “ver por qué no soportan ni un día más vivir en una ciudad partida en dos por la raya infame de la desigualdad”.

Es partidario de “seguir soñado Madrid”, pero sobre todo de “transformarla” en la ciudad que queremos, “la que puede y la que tiene que ser”. “Y el momento es ahora”, proclama, mientras indica que hay que poner en marcha políticas que rompan con la desigualdad, acaben con el estancamiento y sirvan para “coser barrios, ideas y personas”.

Pepu Hernández quiere una ciudad limpia, que mire a sus barrios, “abierta a Europa, que también es nuestra casa, esa Europa de los valores, tolerante y feminista por la que vale la pena luchar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *